• GlobMAC

FESTÍN PREELECTORAL

Próximo a cumplirse la fecha de la presentación de la lista de candidatos de los partidos políticos ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), se vienen realizando elecciones internas para elaborar una lista para las elecciones complementarias para el Congreso de la República en el periodo 2020 y 2021.


Saludo la participación de los jóvenes y especialmente de los militantes, quienes con todo derecho postulan para integrar la lista de candidatos. Pero en esta coyuntura las agrupaciones políticas también vienen invitando a algunos personajes y ciudadanos, quienes también tienen derecho a postular al congreso en estas elecciones del 26 de enero del 2020.


En este escenario vale la pena compartir algunas experiencias compartidas por algunos amigos, quienes por reserva me han pedido no mencionarlos. Ellos cuentan que muchos de los invitados se auto invitan, mientras que otros son realmente convocados.


Los primeros ofrecen el oro y el moro para formar parte de la lista congresal, mientras que los segundos son objeto de exigencias relacionadas a aportes partidarios para asumir los costos de campaña. Esto último se ha convertido en casi una exigencia cotidiana cuando se trataba de una campaña presidencial, aunque en teoría nada está legislado, pero es un secreto a voces. Sin embargo, ese pago, hoy menos que nunca no “se justifica”, pues no existe un candidato presidencial, pues las elecciones solo son congresales.


Un amigo que ha sido invitado por tres agrupaciones políticas comparte esta experiencia, pero lo más sorprendente es que esta propuesta proviene de un partido considerado uno de los más decentes. Las otras dos agrupaciones con menos prestigio también le han solicitado esta contribución partidaria, la única diferencia es que el monto es menor, claro está teniendo en cuenta su ubicación en la lista congresal.


Esta situación nos recuerda la venta de cargos públicos durante la época colonial y ya todos sabemos qué resultados tuvo, pues esta inversión debía ser recuperada de todas formas y en el plazo más inmediato.


En esta enfermiza fiebre de postulación, muchos se han animado por convicción, otros por prestigio, mientras que la mayoría por el tema de la inmunidad parlamentaria. Qué pasaría si se rebaja las remuneraciones congresales, se regula la inmunidad y sobre todo, se reglamenta la contratación de los cargos de confianza con el objeto de conformar un grupo de apoyo técnico a los futuros congresistas donde prime la meritocracia, la competitividad y el alto nivel de profesionalismo.


Eso es posible si los nuevos integrantes del Poder Legislativo toman la decisión de adecentar la vida política del Perú y renovar la fe en este poder del Estado a futuro.

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo