• Globmac

NO SEAS TAN ANIMAL.

Muerte, taquicardia, infarto, ansiedad, miedo descontrolado, atropello, perforación de tímpano, pánico, estrés postraumático, entre otras incidencias son los resultados perniciosos que los perros y otras mascotas sufren por efecto del uso de cohetes y fuegos artificiales en estas fiestas de fin de año. Sin dejar de mencionar que esta situación también afecta a los ancianos y personas con habilidades diferentes.


Si bien existen ordenanzas municipales que prohíben su uso, no existe mayor capacidad logística para hacerla cumplir. Lo mismo ocurre con la prohibición de la quema de muñecos y otros objetos en la noche de Año Nuevo que no hacen sino contaminar aún más nuestro planeta.


El uso de cohetes comenzó en el 200 a. C. en la lejana China, como parte de una tradición de los aldeanos para supuestamente ahuyentar a los espíritus y que mil años después se trasladó a casi toda Europa gracias a los viajes y actividades comerciales entre oriente y occidente, aunque poco a poco a las explosiones se le agregó color y otras reacciones químicas. Además, lejos de permanecer en el dominio de la clase aristocrática, este material pasó a manos de sectores sociales con menos opulencia económica, que lo uso no solo para ocasiones especiales o celebraciones festivas, sino también para actividades vinculadas a alguna protesta urbana.


A finales del siglo XX, una de las empresas que más pirotécnicos había usado fue Disney, quien no solo uso todo lo avanzado e innovado hasta esos años, en cuanto a bombardas y fuegos artificiales se refiere, sino también agregó los adelantos tecnológicos y cibernéticos de los últimos años. En el Perú, al igual que otros países sudamericanos, el uso de fuegos artificiales y pirotécnicos, llegó y se popularizó gracias a la influencia europea.


Lejos de la historia y para quienes tenemos mascotas es necesario compartir ciertos consejos que nos permitan pasar realmente un feliz año Nuevo al lado de estos animalitos que tanta alegría nos brindan con cada ocurrencia o travesura que hacen a diario.

- No los dejen solos.

- Puede colocarle copos de algodón en las orejas, pero no se olvide de retirarla.

- Abrazar a la mascota y tratar de mantenerlo presionado sobre su pecho, es la mejor recomendación.

- Existen algunos medicamentos para relajarlos, pero todos ellos deben ser suministrados, previa evaluación médica.

- También se recomienda el uso de prendas de vestir que brinden cierta compresión anatómica, aunque no son muy comunes y los precios no tan terrenales.

- Mejor es buscar un lugar alejado de las ventanas que dan a la calle y colocar música o melodía relajante.

- No soy partidario de sedar a las mascotas, pero también es una posibilidad.


Feliz Año Nuevo.




15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo