• GlobMAC

PEAJES BENDITOS



Las carreteras son esenciales para generar desarrollo en todos los aspectos de la vida humana en diversas instancias políticas a nivel nacional (pueblos, distritos, provincias, departamentos). Su mantenimiento depende del gobierno central, a través del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, aunque debido a las constantes crisis económicas que atravesó el país desde mediados del siglo XX, se instauró que el Estado y diversas empresas privadas se encarguen del mantenimiento de las carreteras a cambio del cobro de peajes. Desde la creación de los peajes casi siempre se ha discutido el costo, la mala inversión de los recursos recaudados, la dolosa firma de contratos y sobre todo, el mal estado de las pistas, entre otros.

Si bien existen normas de regulación de peajes, también se recuerda algunas barbaridades como el indignante peaje de Faucett que no llegaba ni a dos kilómetros de su tramo original o el bendito peaje existente en la salida de Chilca. Sobre el particular es preciso mencionar que los peajes son necesarios, pero no deben atravesar zonas urbanas, respetar la norma de distancia de unos a otros, programar con regularidad el servicio de mantenimiento oportuno y sobre todo, invertir de manera eficiente los recursos recaudados.

Hoy que se discute el cobro excesivo de los peajes, la falta de pistas auxiliares en algunos tramos y sobre todo la vinculación de algunas empresas concesionarias de algunos tramos viales con severos actos de corrupción, se anuncia una marcha en Lima Norte para esta semana, en donde se pretende anular los peajes ubicados en el distrito de Puente Piedra, es preciso considerar las posibles consecuencias legales.

Al igual que muchos considero que el peaje de Puente Piedra no tiene fundamento ni argumento legal para permanecer ahí, pero hasta qué punto las empresas concesionarias no van a sacar provecho de ello. Ya bastantes arbitrajes tenemos, así como demandas y adendas que solo ocasionan perjuicio económico para el gobierno central y local, pues casi en ninguno de ellos ganamos. A pesar de las molestias que ello genera para los usuarios y empresas de carga y pasajeros. Para colmo de males las empresas que firmaron los contratos de concesión ya no están a cargo de las obras de construcción y la ley los ampara.

Marchemos sí, pero sin violencia y pensemos qué es lo mejor para el país. Pero paralelamente exijamos también que todas las autoridades involucradas sean juzgadas con severidad y busquemos una salida legal que permita defender los derechos de los usuarios.


Imagen: https://redaccion.lamula.pe/2013/10/10/reajuste-de-peajes-son-de-acuerdo-al-contrato-del-2009/egoagurto/

Escrito por: Santiago Tácunan Bonifacio


18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo