• Globmac

¿QUÉ TANTO MÁS PUEDE AGUANTAR NUESTRO PLANETA?


La preocupación por el cambio climático y sus consecuencias, tanto sobre el medio ambiente como sobre la sociedad y la economía, va tomando interés entre una mayor cantidad de personas con el paso de los años. Como evidencia, van apareciendo múltiples esfuerzos y emprendimientos que, bajo el título de “sostenibles” o “eco-friendly”, proponen soluciones alternativas a determinados problemas ambientales. Sin embargo, el principio de Sostenibilidad basada en contexto da a conocer la necesidad de enlazar los límites ecológicos a la actividad de negocios, ya que tomar decisiones al azar estaría limitando nuestros esfuerzos a quedar en meras buenas intenciones, sin lograr los objetivos planteados, e incluso empeorando la situación en ciertos escenarios.


El método ideal para determinar cuál es nuestro punto de quiebre, es evaluando la capacidad de carga de los sistemas y recursos que explotamos. Esta no debe ser sobrepasada, ya que haría que soporten un nivel mucho menor de actividad en un futuro ya no tan lejano, dejándonos cada vez con menos posibilidades de solucionar diversos problemas actuales y otros aún por aparecer.

Un estudio elaborado por la Universidad de Estocolmo identifica 9 procesos que regulan la estabilidad y resiliencia de los sistemas Terrestres. Cada uno tiene límites cuantificables en base a los cuales podemos desarrollarnos, estos están basados en datos científicos y evidencia histórica. Todos están relacionados entre ellos, y los cambios en uno tienen consecuencias en los demás. En la actualidad, partiendo desde los años 1900 (cuando cobró más aceleración la superpoblación humana así como nuestro desarrollo económico ligado a la producción industrial) hemos sobrepasado ciertos límites, que nos empujan a un precipicio de incertidumbre respecto al futuro del planeta y sus habitantes.

El uso desmedido de químicos como el fósforo y nitrógeno para producir nuestros alimentos, así como los gases de efecto invernadero emitidos por la variada producción industrial y generación de energía que empleamos, han convertido a nuestra especie en el principal factor determinante del cambio climático. Nuestros procesos incluso emiten determinados gases en mayor cantidad de lo que el planeta genera por cuenta propia. Como causa, y también consecuencia, se tiene la gran destrucción de la biosfera, con nosotros incluidos, ya que estamos viviendo una nueva extinción masiva de especies y la nuestra se encuentra en peligro latente por crisis de varios tipos (siendo la más reciente la pandemia del corona-virus y conflictos sociales). Actividades como la deforestación reduce nuestros sumideros de carbono; y a su vez, este exceso de gases causa la destrucción de ecosistemas: Es un ciclo que se retroalimenta.

El cambio climático está pronosticado a llevarnos a un incremento promedio de la temperatura del planeta de 2 °C cuando lleguemos a 450 ppm de CO2 en el ambiente (partes por millón). Actualmente nos encontramos en 417 ppm, con un incremento anual de 3 ppm, dejándonos solo 11 años para evitar eventos como el derretimiento de los polos y hielo de Groenlandia, incremento del nivel del mar y su temperatura, movilización de olas de calor que atentan contra ecosistemas y cultivos y propagación de plagas, dejándonos en un escenario con más población y menos cantidad y calidad de recursos para subsistir. Entre otros efectos como los micro-plásticos en los océanos y su fauna, metales pesados en el agua, esterilización de suelos por una sobre-explotación más acelerada que su renovación natural, entre muchos otros.

Este nuevo escenario nos saca por completo del contexto climático en el que el ser humano y la vida existente ha desarrollado toda su historia, ya que hemos evolucionado en un ambiente de menos de 300 ppm de CO2. El nuevo contexto climático, sienta las bases para que acontezca la 6ta extinción masiva que ocurriría en el planeta, ya que este incremento de 3 ppm de CO2 (el cual inclusive se encuentra aumentando gradualmente), nos empujará a llegar a los 550 ppm de CO2 en tan solo 44 años, para el 2064, y no al 2100 como con nuestras actividades previas habíamos predicho. Cambios notables que afectan tanto al medio ambiente, como a la economía y a la sociedad han quedado en evidencia; sin embargo, para el año 2030 al pasar los 450 ppm de CO2, iniciaría el declive casi imposible de revertir y con daños aún más acelerados hasta acabar con la vida en el planeta, dándole pase en adelante a otras especies a convertirse en las nuevas dominantes.

Autor: Diego Soto


15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo