• GlobMAC

Resiliencia en adolescentes


Por lo general se tiene una imagen del adolescente como alguien que se muestra alegre, divirtiéndose con sus amigos, al margen de la realidad y de los problemas.
Todos sabemos que la vida, no es siempre algo fácil de afrontar, incluso, podemos encontrarnos con situaciones tan traumáticas como el acoso, la enfermedad, los accidentes o la pérdida de un ser querido. ¿Cómo es posible que algunas personas puedan atravesar circunstancias tan difíciles y consigan después recuperarse? Aquellos que logran sobreponerse están utilizando sus habilidades de resiliencia.
“Resiliencia” se refiere a la capacidad del sujeto para adaptarse con eficacia a las situaciones adversas, traumáticas o altamente estresantes.
Significa rebotar de las experiencias difíciles. Estas habilidades resultan ser aprendidas y se pueden fomentar con el desarrollo de estrategias concretas.
Cada individuo presenta un patrón de recuperación en el que coinciden aspectos estructurales como su capacidad intelectual; su estilo cognitivo, variables neurológicas y emocionales. Y aspectos psicológicos como estilos de afrontamiento y resolución de problemas, habilidades sociales y adecuación interpersonal. Estamos hablando de conductas que facilitan la adaptación a los hechos negativos del entorno, a través de pensamientos y actuaciones. El modelo cognitivo conductual han mostrado su eficacia para conseguir que la persona desarrolle estrategias de resiliencia, facilitando la recuperación de la sintomatología propia de los estados postraumáticos.
Estos son algunas recomendaciones que pueden ayudar al adolescente a desarrollar estrategias resilientes.
No te quedes solo en este proceso.
Habla con tus amigos, con tus familiares. Tus padres pueden aportar su experiencia personal y su conocimiento, seguro que están preocupados si estás atravesando un momento especialmente difícil de tu vida
Date un margen.
Cuando algo malo nos ocurre en la vida, Además de los problemas propios de tu edad, afrontar una circunstancia especial afectará sobremanera tus emociones. Date un margen para rebajar su intensidad. Tienes derecho a sentirte mal y, poco a poco, puedes reducir la presión de tus sentimientos hacia ti mismo y hacia los demás.
Diseña un espacio “Libre de Problemas”
Convierte tu habitación en un espacio para descansar del problema, saca todo aquello que te lo recuerde y selecciona bien a las personas que pueden compartir contigo este espacio.
Ajústate al programa.
Es imprescindible que te mantengas ocupado la mayor parte del tiempo. Salir con tus amigos, acudir a clase o practicar alguna actividad deportiva son, sin duda, buenas alternativas.
Cuídate en todos los aspectos.
Cuídate física y mentalmente, no abandones tu imagen. Procura dormir lo necesario y de manera ordenada.
Si consideras que con estas recomendaciones no sales de tu estado, estudia la posibilidad de pedir ayuda profesional recuerda que eres una persona muy importante.

imagen: https://americanuestra.com/resiliencia-en-tips/

Escrito por: Pilar amalexis Arteaga Escalona


11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo